Descubrimiento de golpe

Me vine a mi parque favorito en Mercedes a tirarme y estar en paz un rato. Elegí un banco al solcito, y ni bien terminé de apoyar mi espalda sentí cómo mi celular decidía escaparse de mi bolsillo y darse de lleno contra el piso. Se hizo pelota la pantalla. Mucho. Qué lindo descubrir que sinceramente no me afectó en lo más mínimo y que ya hace tiempo que estoy en paz.

Desilusión

Ayer me compré una pasta de dientes meramente porque me gustó el pack. No necesitaba una. Tenía un pack de tres sin abrir en casa. Pero me dejé tentar. La vi y la anhelé. Y la novelería me hizo querer estrenarla ni bien tuviera la ocasión. A la mañana me aguanté, pero ahora al mediodía no pude más. Le tenía pila de fe. Quería que fuera violeta. Pero no. Era blanca. Ya la guardé con las otras tres y seguiré usando la que tenía.

Boludez

Después de varios días, finalmente liberé a mi cama de la ropa que tenía sin ordenar y hoy puedo volver a dormir en diagonal. Viva, viva. Ok... Después de varias semanas...

Inutilidad

Nunca aprenderé a armarme el bolso. He pensado en buscar tutoriales, pero me queda algo de dignidad aún. No mucha, pero algo hay por ahí. Y pensar que yo era bueno jugando al Tetris...

¡Qué barbaza!

Una amiga me preguntó si al bañarme me ponía shampoo en la barba. Mi respuesta fue que no, pero desde ese entonces empecé a ponerme en vez de usar jabón como siempre. Y es increíble, pero en menos de una semana mi barba luce brillante, sana y reparada.

Dueños

Recién salí hasta el almacén a hacer un mandado y en el pallier de mi edificio me encontré con todos mis vecinos reunidos. En el momento simplemente pedí permiso y pasé sin prestar mucha atención. "Será una de esas reuniones de copropietarios...". Pero al volver, me intrigó saber de qué hablarían. Entonces, a pesar de vivir en el primer piso y usar siempre las escaleras, planeé llamar al ascensor y chusmear mientras lo esperara. Pero no. El ascensor estaba en planta baja. Forzado a improvisar, se me pasó por la cabeza simular un tropiezo y justificar así el quedarme en las escaleras un rato. Pero descarté la idea rápidamente cuando noté que, aunque no me invitaran a sus reunioncitas, alguno se preocuparía por mi salud. Debía actuar rápido. Ya habían pasado algunos segundos y yo seguía entre ellos. Para peor, de tanto pensar en alternativas, no agarré ni una sola palabra de la charla. Justo antes de darme por vencido, se me ocurrió atarme los cordones. Con doble nudo si hacía falta. Pero cuando me arrodillé, noté que había salido con las Crocs. Me levanté rápidamente y rajé para mi casa, un tanto avergonzado. En el apuro me tropecé con un escalón y me fui de jeta. Antes de que alguno reaccionara frente al estruendo, yo ya estaba en mi cocina acomodando lo comprado. Y sobándome la rodilla.

Charla conmigo

-¡Pillín! ¡Estuviste al sol y ya te salieron pecas!
-¿Sí? Bueno... Yo qué sé...
-¡Andá a mirarte al espejo!
-A ver... ¡Ja! ¡Es verdad! Pero no me quedan mal, che...
-No, no. Yo nunca dije eso.
-Ah, ok.
-¡Loco!
-¿Loco lindo?
-Mmmm... Capaz sin barba y con el pelo más corto...

Algo nuevo sobre mí

Confirmé por qué me dejo la barba: me parece muy engorrosa la limpieza de la pileta posterior a afeitarme. O a emprolijarla, como en este caso. Y pensé que el vivir solo ayudaría, pero no. Es un asco y no puedo dejarla así. Salvo que, no sé, me entretenga en internet y llegue la hora de irme... Capaz cuando vuelvo me encuentro con que se auto limpió... Mmmmm... ¡Ok! Publico esto y voy a limpiar. ¡Carajo! ¡Mierda! Maldita conciencia... Y maldita incredulidad en las hadas y todas esas cosas...

Ni que uno fuera Landriscina

Me causa ternurita cuando alguien está contando una anécdota y tiene que apelar al "pah... no, no, no... los que estábamos ahí nos cagamos de la risa..." porque nota que no está surtiendo efecto y ninguno de los oyentes se copa demasiado.

Pelechar es vivir

Anoche modifiqué la distribución de mi living y hoy fue muy raro encontrarme con el cambio. Raro lindo. Esta noche me parece que muevo las cosas de nuevo, buscando esa misma sensación para mañana. O no, porque me gustó cómo quedó.

Requisitos estúpidos para mi próxima pareja

Que entre las 11:08 y las 11:26 de hoy haya estado sentada en un banco de esa especie de placita que hay en José Ellauri y Benito Lamas.

Re social

Cuando en Instagram descubrís que yendo al globito de texto con el corazón y luego a la opción "Seguidos" ves las fotos que han megusteado y comentado los demás, te cambia la vida. No sé si para bien o para mal... Bah... No estoy seguro que efectivamente te la cambie, a decir verdad... Pero tá... Como justo se dio en los últimos días que hablé con tres personas de esto y no lo sabían... Yo qué sé... Quise compartir esta suerte de "pique"... Ninguna de ellas tenía smartphone. Capaz que por eso... ¡Nah! ¡Mentira! ¡Tienen y son usuarios de Instagram! Y les comenté y se sorprendieron. Aún es muy pronto para saber si les cambió la vida...

Frases hechas... ahora también puestas en duda

:: Más bueno que Lassie atado ::

Según recuerdo, Lassie andaba siempre suelto por ahí. No sé... Me deja dudas esto... Me imagino que puede ponerse un tanto nervioso. O sea... Capaz le surge algo de maldad al estar atado...

Algo nuevo sobre mí

Supongo que para un músico debe ser un viaje entrar a determinado lugar y escuchar que están pasando una canción suya. En una escala muy menor, o al menos totalmente diferente, me pasó algo re lindo recién y que tiene alguito que ver. Resulta que soy el locutor institucional de la última campaña de televisión de Fucerep, y hasta ahora me había escuchado en el estudio, alguna vez que enganché de rebote un reclame en casa o buscándolo en Internet. ¡¡Pero recién paré en una estación de servicio a comprar puchos y en la tele justo estaban pasando uno de los comerciales!! ¡¡Me emocioné!! Fue re loco escucharme en ese contexto... ¡¡Muy lindo momento!! Un tanto cursi o insignificante si se quiere, pero no me importa. Yo feliz.

Algo nuevo sobre mí

Los años pasan y yo sigo sin poder negarme ante la pregunta "¿te lo envuelvo para regalo?", aunque sea algo para mí.

Fractal literario (dibujado sería buenísimo, porque se vería la vieja tira en la que una vieja tira una vieja tira...)

Una vieja tira una vieja tira en la que una vieja tira una vieja tira en la que una vieja tira una vieja tira en la que una vieja tira una vieja tira en la que una vieja tira una vieja tira en la que una vieja tira una vieja tira en la que una vieja tira una vieja tira en la que una vieja tira una vieja tira en la que una vieja tira una vieja tira en la que una vieja tira una vieja tira en la que una vieja tira una vieja tira...

1001 películas que vi antes de morir


0098 - Inglourious basterds
Definitivamente, Tarantino no me copa. Está bien la película, pero tá... No sé... Cada persona que me había hablado de ella tenía solamente palabras como "genial", "increíble", "buenísima" y así. Capaz eso me jugó en contra y le pedí demasiado. Tiene grandes momentos... Grandes diálogos... Pero no me llegó...

Si algo me enseñó la vida...

... es que uno no puede ir continuamente al mismo peluquero o comprar siempre la misma ropa interior. Tenés que ir cambiando constantemente y evitar acostumbrarte. ¡Pasa algo y te quedas en bolas! ¡Ja! Me salió un chiste sin quererlo. Pero en serio... ¿¡¿Por qué mierda dejaron de hacer ese modelo?!? ¡Llevaba años comprando esos boxers! Es re difícil cambiar ahora... ¡Es como con los perfumes! Pero al menos los podés probar antes...

1001 películas que vi antes de morir


0097 - Relatos salvajes
¡Me encantó! Muy mucho. La pasé mal por momentos, pero igualmente disfruté esas ocasiones. Lo de Szifrón es increíble... ¡Anda bien! ¡Qué lo parió! Te lleva para allá, para acá... Lo único que me quedó picando es si una conexión entre las historias no habría aportado, pero me siento un irrespetuoso al plantearlo.

Diversión low cost

Una vez, guionando un reclame para una de esas promociones en las que tenés que mandar un código por SMS o ingresarlo en una web, me mandé un guiño que me condicionó de por vida. Viendo con el animador cómo sería la explicación de la mecánica, le dije que pusiera la secuencia de números de Lost como código a ingresar. Él era fanático de la serie también, entonces se copó y así salió al aire. Capaz nadie se dio cuenta. O sí. Tal vez hay gente que se fija en esos detalles. Por ejemplo yo, y ahí viene a colación lo de "me condicionó de por vida", porque cada vez que veo publicidades me fijo si puedo decodificar algún guiño o broma interna. Con los nombres de las tarjetas de crédito me pasa generalmente de suponer que usaron el nombre de un viejo amiguito de la escuela. Y ni hablar que busco el 4 8 15 16 23 42... En fin. Dejo por acá, que ya viene la tanda.

Verdad incómoda

Estoy escuchando el nuevo disco de Miranda! y me gusta. Y no fue que de puro rebote me crucé con él y me enganché casi sin darme cuenta. No, no. Qué esperanza... ¡Lo busqué específicamente!

1001 películas que vi antes de morir


0096 - Nymphomaniac 
Es de esas películas que no estás seguro si recomendar porque no sabés del todo cómo puede pegarle al otro. Es... intensa... Resumidamente, es una ninfómana contando su vida. Está dividida en dos volúmenes y en cada uno de ellos te deja con miles de ideas, escenas y más dando vueltas en la cabeza. Capaz que bancaba ser más corta y no era necesaria la división, pero tá... Tal vez no se lograba la "empatía" necesaria, por así decirlo. ¡Bien vos, von Trier!

Preguntas que a veces me hago,

¿Cuando uno hace un "doble click" sin querer en Instagram y encaja un corazón, y al toque se da cuenta y lo descorazonea, le llega igual la notificación a la persona que subió la foto? Porque vaya que es fácil corazonear en Instagram sin pretenderlo necesariamente... Y dicho sea de paso... ¿le saqué el corazón al final o no?

Divertite sola entonces

-hola, cómo va? dormís? 2:53
-(últ. vez ayer a las 23:47)
-pero andá, puta! ni que quisiera verte o algo así... 3:05

Haceme la vida más barata

Siempre tuve la sospecha de que los Abis de Abitab no servían demasiado. Hoy, al ir a pagar unas cuentas y dar mi cédula para seguir acumulándolos por inercia, decidí charlar con la muchacha que me estaba atendiendo y procurar sacarme la duda. Y efectivamente este asunto de los Abis es una poronga. ¡Dicho por alguien que trabaja ahí! Ok. Capaz que no la estoy citando de manera textual, pero definitivamente era el espíritu. Sirve para descuentos en comercios y sorteos, pero en lo que respecta al canje de productos es caca. Porque los Abis no reducen el valor del producto. No, no. Ella no estaba tan copada con eso y me comentaba asombrada que de hecho habían productos que salían más baratos en cualquier supermercado por ejemplo, pero que la gente igual los canjeaba ahí. "¡Ja! ¿En serio? Qué raro... ¿Y por qué los cambian entonces? ¿Porque no cotejan los precios?". Ella me respondió "Y... Porque como ya están acá... Se evitan una vuelta... Pero en verdad es horrible esto de los Abis... Yo a veces les recomiendo que no cambien acá... ¡Jeje!". Y de pronto su despotrique contra Abitab y su programa de fidelización al cliente se convirtió en tremenda estrategia de venta, porque como ya estaba ahí pensé en canjear un whisky y un disco...

Hijos de puta

Al acostarme (alcoholizado) me pareció escuchar gemidos provenientes de un apartamento vecino y pensé "qué hijos de puta... ¿acaso están practicando para una porno?". Prendí la tele rápidamente para no sentirlos, pero la intriga me mató y puse mute. Enseguida pensé "qué hijo de puta... ¡no puedo ponerme a escucharlos!". Pero al oír con detenimiento descubrí que en realidad se trataba de un perro y pensé "qué hijos de puta... ¿no ven que sufre cuando lo dejan solo tanto tiempo?".

1001 películas que vi antes de morir


0095 - The Beaver
Una vez que entrás en la dinámica de la peli y la dejás de cuestionar, resulta interesante. No es la gran cosa, pero está bien.

Dormite tranquilo

Cada vez que uso por primera vez algo que tiene la función "sleep", no me duermo hasta comprobar que efectivamente se apaga al tiempo indicado.

Viviendo al límite

No chequeé el L y R en los auriculares y casi me los pongo mal. Por suerte me di cuenta a tiempo...

Aquí está su disco

Escuchar un disco por primera vez y que la conexión sea inmediata es algo mágico. Durante semanas, sin pensarlo demasiado, es lo único que escuchás. Una y otra vez. Hasta que llega un nuevo disco, generalmente. Y ahí se queda él, esperándote. Porque sabe que vas a volver. Y vos también lo sabés. Vas a volver a escucharlo y sentir nuevamente esa magia. Y pasarán semanas nuevamente, en las que te acompañará constantemente. Hola, Gabo Ferro. ¿Qué tenés que hacer en los próximos días?

Haz lo que yo hago, pero no lo que yo digo

Hoy tuve una charla cara a cara con un vecino que al despedirse me dijo "bueno... nos vemos... ¡abrazo!", mientras me daba la mano.

Algo nuevo sobre mí

Y bueno... Finalmente un día pasó... Pedí una empanada de jamón y queso. Generalmente, ante la muy variada oferta, las evitaba por insulsas, sin gracia... Las seguiré evitando.

Algo nuevo sobre mí

Tengo debilidad por los sabores artificiales raros. Recién fui a comprar puchos y a la pasada me cautivaron unas ediciones especiales de Halls: Menta (Cuzco) y Granada (Waikiki). Obviamente me compré un paquete de cada una.

1001 películas que vi antes de morir


0094 - El misterio de la felicidad
No hay sorpresas, casi. Pasa lo que todos más o menos podemos pensar que va a pasar. A ninguno de los implicados pareció importarle hacer una película un tanto previsible... ¡¡¡Por suerte!!! Muy linda les quedó, realmente. A veces está buenísimo colgarse con historias en las que pasa lo que pensás que va a pasar. O lo que querés que pase. Particularmente la terminé disfrutando mucho, y eso no lo anticipé.

¿Motricidad? ¿Qué es eso?

Me cuesta pila hacer cualquier cosa con la mano izquierda. Puntualmente, manejar el ratón. Y más específicamente, hacer doble click con el dedo anular zurdo. Es como que hago un click y allá, al ratazo, consigo el segundo. Con el índice izquierdo no me pasa tanto, pero me queda re torcida la mano y el cursor se mueve más en diagonal aún. Ah, no... No es fácil sostener el teléfono con la derecha e intentar usar la computadora... Y nunca me resultó bien lo de calzarlo entre el hombro y la oreja... Problemas tenemos todos.

Algo nuevo/viejo sobre mí

En una esquina de Mercedes había dos columnas puestas una al lado de la otra. Me quedaban de camino entre la escuela y mi casa, y se me había vuelto ritual pasar por el mínimo espacio de separación que dejaban. Con mochila y todo. Era algo que disfrutaba hacer a diario. Ya adolescente y luego adulto, cada vez que volvía a Mercedes me gustaba pasar por esa esquina y volver a meterme por entre esas columnas. Pero ya no más. Sacaron una de las dos. Y fue raro descubrirlo. Un sentimiento extraño. Se terminó un recuerdo de mi infancia que seguía vivito y coleando. Ahí, en la esquina de siempre, esperándome para que cuando yo así lo quisiera volviera a ser niño. Porque está bueno no dejar de ser niño. No todo el tiempo capaz. Pero cada tanto sí. ¡La mayor parte del tiempo! Divertirse con cualquier boludez... No fijarse si alguien está mirando... Hacer cosas sin pensar tanto en las consecuencias... Porque hablando puntualmente de las columnas, definitivamente un día me iba a quedar trancado. Las últimas veces pasaba, pero dejaba la vida. Y también un poco de ropa tal vez... Y hubiera estado buenísimo en verdad atorarme entre las columnas. Creo que quería que me pasara. Pero no será el caso. Tranquilo, Luis Eduardo niño... Ya se nos ocurrirá algo nuevo... O viejo...

Divertite sola entonces

-Hola, ¿qué tal? Te voy a pedir una empanada de humita y una tarta de atún.
-¿Algo más? ¿Te caliento algo?
-Me calentás mucho en verdad. Por eso vengo todos los días, de hecho... Pero respondiendo la primera pregunta: no, nada más.

A dormir por la justicia

Ayer al ir a acostarme no lo noté, pero al despertarme hoy descubrí que medio que había dormido disfrazado de superhéroe sin querer. No tengo un pijama establecido, así que voy improvisando. Y anoche se compuso de un calzoncillo verde, una remera roja y unos escarpines marrones, tipo botitas. Ok. No sé si se llaman escarpines cuando unos tiene 32 años, pero me embola buscar cómo se les dice. Se entiende, creo. Me los tejió mi mamá, así que no vale reírse. O bueno. Si quieren, pueden. El punto es que el verde del calzoncillo era verde, verde. Y el rojo de la remera también. ¡No! ¡No verde! ¡Rojo, rojo! Fue re loco verme así hoy de mañana. Y sí. Patético también.

Momentito incomodito

Me crucé desde el auto con un tipo que iba usando una campera igual a la mía. No sé si él me vio y lo notó también, pero su cara no fue de buenos amigos. Tal vez porque me lo quedé mirando colgado, pensando en esas mujeres que llevan el mismo vestido a una fiesta. O porque a mí me quedaba mejor. No. Seguramente haya sido porque me lo quedé mirando colgado. Me observaba como diciendo "¿qué te pasa, boludo?", con una pizca de "no vuelvas a pasar por esta calle... ¡al menos, no con mi campera!". Intenté responderle con la mirada "¡vos no pases más por acá!", pero seguía colgado con el embole de que otro use lo mismo que vos. Y es una estupidez, pero tá. Me ha pasado con algunos programas de tele y películas, pero ahí es como una cosa de emoción linda... "¡Mirá! ¡Fulanito tiene mi mismo buzo!". La vida real no es lo mismo.

Ternura

Mi abuela Chicha llamó a su operador de cable local para averiguar por qué habían cambiado a los conductores de un programa de tve que ella mira. Le dijeron que iban a investigar y que le devolvían la llamada. Hay gente que es capa. Aunque no la llamen, no me cambia. Ella estaba contenta con la respuesta que le dieron, y eso basta.

De sudor y chicles

Todo el tiempo me sudan las manos. Y no responde a nada. Calor, frío. Nervios, tranquilidad. Funciona con una intermitencia que no parece responder a nada. El único momento en el que he comprobado que no me sudan es cuando quiero tirar un chicle en un tacho de basura. O sea... La única situación en la que me podría servir... Pero no. Se me pegotea el chicle indefectiblemente en los dedos. Porque además, no me gusta escupirlo. Así que tá... Creo que deberé dejar de consumir chicles. O volver a tragármelos como cuando niño.

Pa' fuera

Anoche pensé escribir una gragea que sirviera como advertencia para los que cada tanto leen este blog, anticipando que se podía venir una época oscura. No estoy pasando el mejor momento de mi vida. Definitivamente no. Me estoy replanteando mi esencia como ser humano completamente, mis relaciones con las personas y mi cabecita. Rescataré sin dudas aspectos que me gustan, pero hoy estoy viendo mucha mierda. Y la quiero evitar de ahora en más. Y capaz no hay tanta mierda en verdad, pero tá. Verla, la veo. Más allá de que Grageas adoptó un perfil humorístico, siempre fue un espacio de honestidad brutal en el que yo largaba todo lo que me pasaba. Cosas profundas y divagues. Realidad y ficción. Boludeces y anécdotas trascendentales. Vivencias buenas y experiencias malas. Y hoy por hoy, todo parece malo. La persona que más me marcó en mis 32 años, con la que me encantaría pasar mi vida, ya no va a estar. Y no estoy conviviendo de la mejor forma con eso. No me estoy perdonando. No estoy logrando asimilar el "ahora ya es tarde". Estoy trabajando para lograrlo, y sé que voy a hacerlo. Pero por alguna razón necesitaba cerrar cosas. Necesitaba sacarlo para afuera. ¿Y qué otro mejor lugar que Grageas? Ok. Terapia también puede ocupar ese sitio. Lo está haciendo, de hecho. Ok. Amigos. Familia. Pero es como que quiero estar con gente todo el tiempo, y a la vez me encierro en mí, porque necesito ver mi esencia. Y la verdad es que tampoco quiero pesadear a los más cercanos. Ni abusar. En fin... Son épocas oscuras. Pero ahora mismo, en este preciso momento, me está pegando un rayo de sol en la cara. No puede ser una mala señal.

Divertite sola entonces (experimento en tiempo real)

Del otro lado del pasillo, en la otra hilera de asientos del bondi, está ella. Una nueva ella. Preciosa, como ninguna de las anteriores ellas. No me registra. Nada nuevo. Yo sí. Y no solamente su angelical cara y su físico. Me detuve en su cartera, su colita de pelo, sus uñas pintadas de rojo, su celular. Y he aquí el detalle mágico. Irreal casi. Inimaginable al menos. Husmeo qué hace con su celu y veo que está en facebook. ¡¡¡Está en la fan page de Grageas para todos!!! ¿¡¿¡¿Me explico?!?!? ¡¡¡Está leyendo cosas de mi blog!!! Me muero de ganas de tocarle el hombro y presentarme. No me animo. Obvio. Ni que fuera un actor famoso... ¿Qué le diría? No se me ocurre nada interesante. Y debo actuar rápido. Y ahí se me ocurrió escribir esta gragea, por primera vez en la historia en tiempo real para una ella. El tránsito está imposible y es mi mayor aliado. No sé dónde se bajará, pero no va prestando atención al camino y es por eso que supongo que tengo un rato todavía. Activo el 3G y sigo escribiendo esto: Ey, ¡hola! ¿Cómo estás? ¿Te animás a sacar la vista del celu y mirar un segundito para tu derecha? Dale. Sí. Vos. La morocha del 329 que está pasando por el Centenario en este momento exacto. Me enamoré de vos creo. Sí. Sos vos. La del S3 negro. ¡Vos, sí! Que estás leyendo Grageas para todos en facebook ahorita mismo... Uh, no. Pará. Veo tu pantalla negra ahora... ¡Ahí! ¡Lo vas a desbloquear! Ahora sí vas a leer esto y corresponder a mi amor. Uh. No. ¡Pará, pará, pará! ¿Quién es ése que te abraza en tu fondo de pantalla? ¡Pero qué puta que sos! Por suerte rumbeás para el fondo y te bajás en la próxima. ¡Ojalá te caiga tremendo chaparrón!

Algo nuevo sobre mí

Últimamente estoy usando siempre delantal para las tareas de la cocina. Sí... Tá... Ya está... Mi torpeza así lo requiere... Yo copado en verdad. Ya le agarré la mano a hacerme el nudito en la espalda y todo. Creo que me costó menos que aprender a desabrochar corpiños con una mano. En fin... El punto es que mucho rato después de salir de la cocina, más de una vez he descubierto que sigo utilizándolo. ¿Y cuándo lo percibo? ¡Sí! ¡Cuando voy a hacer pis! Recién ahí me doy cuenta... Qué boludo, ¿no?

Charla conmigo

-¡Che! ¡Me enteré que empezaste a ir a terapia! ¿¡¿Por qué no me dijiste nada?!?
-No sé... Hace tiempo que no hablábamos... No se dio la oportunidad... Pero en verdad está buenísimo que hayas sacado el tema, porque ahora sí que vamos a hablar de lo lindo.
-Pah... No sé, no sé... Estoy ofendido, creo. Me lo tendrías que haber dicho.
-¿Pero qué? ¿Onda pidiendo permiso?
-¡Permiso no, boludo! ¡Pero es importante! Decirlo simplemente. ¿No te parece que es como un mojón en tu vida? ¡En nuestra vida!
-Sí... Tá... Yo qué sé... 
-¡Lo es! ¡Deberías verlo así!
-Bueno, bueno... No me retes tampoco...
-Ah, claro... El señor va a terapia pero no acepta que lo reten...
-¡Acepto sí! Ya no tengo más lugar libre en el cuerpo de tantos latigazos.
-¡Bueno, che! Tampoco para tanto. ¡Sos un buen tipo vos!
-Sí, lo sé. Exageré para que pararas un poco. Estoy bien en verdad. Asumiendo cosas, tratando de cambiar y mejorando. Está buenísimo el proceso.
-¡Qué bueno! ¡Me alegra pila! Igual me embola que no me lo hayas dicho, pero todo bien.
-¡Impecable! ¡A mí me alegra tu alegría! Y no jodas más con lo de avisar... Vos también te podrías haber dado cuenta. ¿no? ¿Te creés que estás por fuera de todo esto?
-¡Ja! ¡Iluso! ¿Vos te pensás que vos solito fuiste el que decidió ir? Para que sepas, yo tuve mucho que ver. 
-Bueno... Yo qué sé... Puntualmente la separación con Pau también ayudó...
-¿¡¿¡¿¡¿¡¿Cómo?!?!?!?!? ¿¡¿¡¿¡¿¡¿Se separaron?!?!?!?!?
-Uh... ¿Tenés un ratito? ¿Preferís cerveza o whisky?

Ideas que no prosperaron

Ponerle "Pabó" a una marca de yerba. Inevitablemente, el slogan hubiera sido "Tomá Pabó".