¿Motricidad? ¿Qué es eso?

Me cuesta pila hacer cualquier cosa con la mano izquierda. Puntualmente, manejar el ratón. Y más específicamente, hacer doble click con el dedo anular zurdo. Es como que hago un click y allá, al ratazo, consigo el segundo. Con el índice izquierdo no me pasa tanto, pero me queda re torcida la mano y el cursor se mueve más en diagonal aún. Ah, no... No es fácil sostener el teléfono con la derecha e intentar usar la computadora... Y nunca me resultó bien lo de calzarlo entre el hombro y la oreja... Problemas tenemos todos.

Algo nuevo/viejo sobre mí

En una esquina de Mercedes había dos columnas puestas una al lado de la otra. Me quedaban de camino entre la escuela y mi casa, y se me había vuelto ritual pasar por el mínimo espacio de separación que dejaban. Con mochila y todo. Era algo que disfrutaba hacer a diario. Ya adolescente y luego adulto, cada vez que volvía a Mercedes me gustaba pasar por esa esquina y volver a meterme por entre esas columnas. Pero ya no más. Sacaron una de las dos. Y fue raro descubrirlo. Un sentimiento extraño. Se terminó un recuerdo de mi infancia que seguía vivito y coleando. Ahí, en la esquina de siempre, esperándome para que cuando yo así lo quisiera volviera a ser niño. Porque está bueno no dejar de ser niño. No todo el tiempo capaz. Pero cada tanto sí. ¡La mayor parte del tiempo! Divertirse con cualquier boludez... No fijarse si alguien está mirando... Hacer cosas sin pensar tanto en las consecuencias... Porque hablando puntualmente de las columnas, definitivamente un día me iba a quedar trancado. Las últimas veces pasaba, pero dejaba la vida. Y también un poco de ropa tal vez... Y hubiera estado buenísimo en verdad atorarme entre las columnas. Creo que quería que me pasara. Pero no será el caso. Tranquilo, Luis Eduardo niño... Ya se nos ocurrirá algo nuevo... O viejo...

Divertite sola entonces

-Hola, ¿qué tal? Te voy a pedir una empanada de humita y una tarta de atún.
-¿Algo más? ¿Te caliento algo?
-Me calentás mucho en verdad. Por eso vengo todos los días, de hecho... Pero respondiendo la primera pregunta: no, nada más.

A dormir por la justicia

Ayer al ir a acostarme no lo noté, pero al despertarme hoy descubrí que medio que había dormido disfrazado de superhéroe sin querer. No tengo un pijama establecido, así que voy improvisando. Y anoche se compuso de un calzoncillo verde, una remera roja y unos escarpines marrones, tipo botitas. Ok. No sé si se llaman escarpines cuando unos tiene 32 años, pero me embola buscar cómo se les dice. Se entiende, creo. Me los tejió mi mamá, así que no vale reírse. O bueno. Si quieren, pueden. El punto es que el verde del calzoncillo era verde, verde. Y el rojo de la remera también. ¡No! ¡No verde! ¡Rojo, rojo! Fue re loco verme así hoy de mañana. Y sí. Patético también.

Momentito incomodito

Me crucé desde el auto con un tipo que iba usando una campera igual a la mía. No sé si él me vio y lo notó también, pero su cara no fue de buenos amigos. Tal vez porque me lo quedé mirando colgado, pensando en esas mujeres que llevan el mismo vestido a una fiesta. O porque a mí me quedaba mejor. No. Seguramente haya sido porque me lo quedé mirando colgado. Me observaba como diciendo "¿qué te pasa, boludo?", con una pizca de "no vuelvas a pasar por esta calle... ¡al menos, no con mi campera!". Intenté responderle con la mirada "¡vos no pases más por acá!", pero seguía colgado con el embole de que otro use lo mismo que vos. Y es una estupidez, pero tá. Me ha pasado con algunos programas de tele y películas, pero ahí es como una cosa de emoción linda... "¡Mirá! ¡Fulanito tiene mi mismo buzo!". La vida real no es lo mismo.

Ternura

Mi abuela Chicha llamó a su operador de cable local para averiguar por qué habían cambiado a los conductores de un programa de tve que ella mira. Le dijeron que iban a investigar y que le devolvían la llamada. Hay gente que es capa. Aunque no la llamen, no me cambia. Ella estaba contenta con la respuesta que le dieron, y eso basta.

De sudor y chicles

Todo el tiempo me sudan las manos. Y no responde a nada. Calor, frío. Nervios, tranquilidad. Funciona con una intermitencia que no parece responder a nada. El único momento en el que he comprobado que no me sudan es cuando quiero tirar un chicle en un tacho de basura. O sea... La única situación en la que me podría servir... Pero no. Se me pegotea el chicle indefectiblemente en los dedos. Porque además, no me gusta escupirlo. Así que tá... Creo que deberé dejar de consumir chicles. O volver a tragármelos como cuando niño.

Pa' fuera

Anoche pensé escribir una gragea que sirviera como advertencia para los que cada tanto leen este blog, anticipando que se podía venir una época oscura. No estoy pasando el mejor momento de mi vida. Definitivamente no. Me estoy replanteando mi esencia como ser humano completamente, mis relaciones con las personas y mi cabecita. Rescataré sin dudas aspectos que me gustan, pero hoy estoy viendo mucha mierda. Y la quiero evitar de ahora en más. Y capaz no hay tanta mierda en verdad, pero tá. Verla, la veo. Más allá de que Grageas adoptó un perfil humorístico, siempre fue un espacio de honestidad brutal en el que yo largaba todo lo que me pasaba. Cosas profundas y divagues. Realidad y ficción. Boludeces y anécdotas trascendentales. Vivencias buenas y experiencias malas. Y hoy por hoy, todo parece malo. La persona que más me marcó en mis 32 años, con la que me encantaría pasar mi vida, ya no va a estar. Y no estoy conviviendo de la mejor forma con eso. No me estoy perdonando. No estoy logrando asimilar el "ahora ya es tarde". Estoy trabajando para lograrlo, y sé que voy a hacerlo. Pero por alguna razón necesitaba cerrar cosas. Necesitaba sacarlo para afuera. ¿Y qué otro mejor lugar que Grageas? Ok. Terapia también puede ocupar ese sitio. Lo está haciendo, de hecho. Ok. Amigos. Familia. Pero es como que quiero estar con gente todo el tiempo, y a la vez me encierro en mí, porque necesito ver mi esencia. Y la verdad es que tampoco quiero pesadear a los más cercanos. Ni abusar. En fin... Son épocas oscuras. Pero ahora mismo, en este preciso momento, me está pegando un rayo de sol en la cara. No puede ser una mala señal.

Divertite sola entonces (experimento en tiempo real)

Del otro lado del pasillo, en la otra hilera de asientos del bondi, está ella. Una nueva ella. Preciosa, como ninguna de las anteriores ellas. No me registra. Nada nuevo. Yo sí. Y no solamente su angelical cara y su físico. Me detuve en su cartera, su colita de pelo, sus uñas pintadas de rojo, su celular. Y he aquí el detalle mágico. Irreal casi. Inimaginable al menos. Husmeo qué hace con su celu y veo que está en facebook. ¡¡¡Está en la fan page de Grageas para todos!!! ¿¡¿¡¿Me explico?!?!? ¡¡¡Está leyendo cosas de mi blog!!! Me muero de ganas de tocarle el hombro y presentarme. No me animo. Obvio. Ni que fuera un actor famoso... ¿Qué le diría? No se me ocurre nada interesante. Y debo actuar rápido. Y ahí se me ocurrió escribir esta gragea, por primera vez en la historia en tiempo real para una ella. El tránsito está imposible y es mi mayor aliado. No sé dónde se bajará, pero no va prestando atención al camino y es por eso que supongo que tengo un rato todavía. Activo el 3G y sigo escribiendo esto: Ey, ¡hola! ¿Cómo estás? ¿Te animás a sacar la vista del celu y mirar un segundito para tu derecha? Dale. Sí. Vos. La morocha del 329 que está pasando por el Centenario en este momento exacto. Me enamoré de vos creo. Sí. Sos vos. La del S3 negro. ¡Vos, sí! Que estás leyendo Grageas para todos en facebook ahorita mismo... Uh, no. Pará. Veo tu pantalla negra ahora... ¡Ahí! ¡Lo vas a desbloquear! Ahora sí vas a leer esto y corresponder a mi amor. Uh. No. ¡Pará, pará, pará! ¿Quién es ése que te abraza en tu fondo de pantalla? ¡Pero qué puta que sos! Por suerte rumbeás para el fondo y te bajás en la próxima. ¡Ojalá te caiga tremendo chaparrón!

Algo nuevo sobre mí

Últimamente estoy usando siempre delantal para las tareas de la cocina. Sí... Tá... Ya está... Mi torpeza así lo requiere... Yo copado en verdad. Ya le agarré la mano a hacerme el nudito en la espalda y todo. Creo que me costó menos que aprender a desabrochar corpiños con una mano. En fin... El punto es que mucho rato después de salir de la cocina, más de una vez he descubierto que sigo utilizándolo. ¿Y cuándo lo percibo? ¡Sí! ¡Cuando voy a hacer pis! Recién ahí me doy cuenta... Qué boludo, ¿no?

Charla conmigo

-¡Che! ¡Me enteré que empezaste a ir a terapia! ¿¡¿Por qué no me dijiste nada?!?
-No sé... Hace tiempo que no hablábamos... No se dio la oportunidad... Pero en verdad está buenísimo que hayas sacado el tema, porque ahora sí que vamos a hablar de lo lindo.
-Pah... No sé, no sé... Estoy ofendido, creo. Me lo tendrías que haber dicho.
-¿Pero qué? ¿Onda pidiendo permiso?
-¡Permiso no, boludo! ¡Pero es importante! Decirlo simplemente. ¿No te parece que es como un mojón en tu vida? ¡En nuestra vida!
-Sí... Tá... Yo qué sé... 
-¡Lo es! ¡Deberías verlo así!
-Bueno, bueno... No me retes tampoco...
-Ah, claro... El señor va a terapia pero no acepta que lo reten...
-¡Acepto sí! Ya no tengo más lugar libre en el cuerpo de tantos latigazos.
-¡Bueno, che! Tampoco para tanto. ¡Sos un buen tipo vos!
-Sí, lo sé. Exageré para que pararas un poco. Estoy bien en verdad. Asumiendo cosas, tratando de cambiar y mejorando. Está buenísimo el proceso.
-¡Qué bueno! ¡Me alegra pila! Igual me embola que no me lo hayas dicho, pero todo bien.
-¡Impecable! ¡A mí me alegra tu alegría! Y no jodas más con lo de avisar... Vos también te podrías haber dado cuenta. ¿no? ¿Te creés que estás por fuera de todo esto?
-¡Ja! ¡Iluso! ¿Vos te pensás que vos solito fuiste el que decidió ir? Para que sepas, yo tuve mucho que ver. 
-Bueno... Yo qué sé... Puntualmente la separación con Pau también ayudó...
-¿¡¿¡¿¡¿¡¿Cómo?!?!?!?!? ¿¡¿¡¿¡¿¡¿Se separaron?!?!?!?!?
-Uh... ¿Tenés un ratito? ¿Preferís cerveza o whisky?

Ideas que no prosperaron

Ponerle "Pabó" a una marca de yerba. Inevitablemente, el slogan hubiera sido "Tomá Pabó".

Press START

Después de varios días repletos de pruebas ingenuas, de llamadas sin éxito a distintos servicios técnicos, de chats en los que un mexicano se lamentaba muy amable y educadamente por no poder ayudarme, de visitar foros en los que habían más preguntas que respuestas y de casi darme por vencido, logré arreglar yo solito mi PlayStation. En el camino la quedó un disco duro externo en el que respaldé durante años fotos y boludeces, antes de hacerlo en la nube. Gané y perdí. La vida misma. Hoy estoy orgulloso de mí por el logro (tal vez intrascendente para muchos), por haber seguido intentando, por no bajar los brazos, y principalmente por no haberme enojado con los que me crucé en el proceso y no quisieron ayudarme pero sí lucrar con mi situación. Y la verdad es que no importan los detalles de esto último, porque hoy no hay revanchismo. Hoy es celebración personal. ¡Y mierda que está bueno este sentimiento! El Play funca sí, pero la alegría va por otro lado.

Admiración

Fascinado con el piano, Lalo Mir en el programa Encuentro en el estudio con Fito Páez le pregunta al invitado "¿cómo funciona un piano, por qué es tan maravilloso este instrumento?". Fito, grande Fito, le responde "¿sabés que es una de las cosas que me las estoy guardando para aprenderlas dentro de unos años, porque no quiero saberlo ahora ya?". Clap clap.

Placeres mínimos

Que te llamen por teléfono los de tu librería favorita para avisarte que llego un libro por el cual habías preguntado.

1001 películas que vi antes de morir


0093 - Good Ol' Freda
Una hermosura. Tremenda. La historia de la secretaria de toda la vida de los Beatles... Un placer.

Manías a intentar dejar de ahora en más

Revisar varias veces al día si tengo la bragueta bien cerrada. No sé desde cuándo la tengo a esta manía poco social, pero estoy casi seguro de que en mis 32 años de vida nunca me la encontré baja. Y eso que seguramente hayan sido miles de innecesarios chequeos.

Con las canillas de fría y caliente esto no pasaba

El monocomando es un gran invento. Eso está claro. Es algo tan evidente como mi torpeza. Mientras me baño, siempre le pego con el codo y la regulación que tanto me costó se va a la mierda. Y vaya que es un momento hermoso ese de la oleada de agua fría. Oh, sí.

Viviendo al límite

Después de vacilar entre una película, una serie y un juego, me decidí por MasterChef Argentina. Si bien estoy suscrito a un canal de YouTube en el que siempre lo suben, de puro distraído busqué en Google el capítulo de esta semana. ¿Y qué pasó? ¡¡¡Entre los resultados leí de refilón que decía "(...) es el nuevo eliminado"!!! ¡¡¡Casi, casi, casi veo el nombre!!! O capaz lo hice, y mi cerebro se encargó de olvidarlo instantáneamente. Me salvé por poquito... Ok. Sé que es un hombre, pero hay varios todavía. Ojalá no haya sido Laureano.

La canción de mierda que se me pegó hoy

Pusiste todo el corazón. Al final todo salió mal. El corazón se equivocó. Pero tu amor era verdad.

Diversión low cost

Cada vez que se me vence una tarjeta de crédito, disfruto partirla al medio varias veces con especial cuidado en que quede separado mi nombre de mi apellido. Pero no solo eso... No, no... Aparte voy tirando cada pedacito resultante en distintos tachos de basura; porque si la vamos a hacer, la vamos a hacer bien.

Gracias Fito

Qué bueno encontrar un disco que calza perfecto como banda de sonido de un momento determinado de tu vida. Y qué mágico cruzarse con él de puro rebote. Hoy fue "Naturaleza sangre" de Fito Páez. Estaba ordenando en casa y de una torre de discos se cayó. Y no conforme con eso, se abrió en la caída. De no creer. Enseguida lo puse y la conexión fue inmediata. Eso sí: salteo "Salir al sol".

Diviértete sola entonces

-¿Qué haces desabrigada?
-¿Te parece que estoy con poco abrigo?
-Sí. Te vas a coger un resfriado... Uh, mira qué casualidad... Yo ando medio engripado...

Verdad incómoda

Iba cambiando los canales para ver el partido de Suiza con Ecuador y la búsqueda se detuvo inesperadamente en Crónica, en donde estaban pasando "El máximo show de Pimpinela". Y no fue que el control dejó de andar. No, no. Funcionó perfectamente cuando subí el volumen.

La máxima...

Hoy de tarde vi a Guillermo Ramis caminando con una campera en la mano. Ese ínfimo detalle me confirmó que a pesar de dedicarse a eso, no es bueno pronosticando el clima.

Algo nuevo sobre mí

Pocas acciones me generan una sensación tan profunda de estar derrochando guita como escupir el enjuague bucal después del buche correspondiente.

Humano: 1 / Tecnología: 0

Tengo un mouse inalámbrico que cuando me avisa que se está quedando con poca carga, lo engaño una y otra vez. Abro el compartimento de la pila, se la saco y se la vuelvo a poner, y el tipo se cree que es nueva. ¡Ja! ¡Qué boludo! ¡Siempre cae!

Preguntas que a veces me hago

¿El carril "SOLO BUS" es para que anden solamente los buses por ahí o para que los buses anden solamente por ahí?

Amateurs

Estoy en un cumpleaños infantil jugando al futbolito con niños. Los adultos que me ven comentan "pobre... te agarrararon...". No saben que yo estoy copado, tratando de hacer un gol de arco a arco. Ya lo logré. Dos veces. Y voy por el hat trick. ¡Losers!

Con esto de los celulares nuevos...

Cada vez que me cruzo con una telenovela argentina, me la quedo mirando para divertirme al descubrir que cuando "hablan" por celular en verdad están en cualquier aplicación o con el tecladito, pero nunca en alguna llamada.

La impunidad del adulto mayor

Estaba en la parada esperando el ómnibus y, sin decir "agua va", se me acerca una señora que comienza su monólogo: "Voy a ir a caminar a la feria. No para comprar nada. No, no. Porque hasta el 10 no tengo un peso. Pero bueno... Me gusta la feria... Además, capaz que alguien me regala algo. Una fruta, por lo menos. Igual, está todo carísimo. No da para andar regalando nada. No sé. Capaz que no paso y sigo para casa. O sí. Voy a pasear un poco, porque me gusta la feria. Hasta luego...".

Algunas personas que quizás conozcas

Cuando Twitter me manda un mail preguntándome si conozco a tal o tal, me dan ganas de responderle que sí, y que justamente por eso no sigo a esas personas.

Subí que te llevo

Hoy de mañana, al subirme al auto y bajar la ventanilla, una mosca se mandó para adentro sin pedir permiso. La miré, me miró. Y tá. No le pregunté para dónde iba y arranqué rumbo a la oficina. Atento al tránsito, medio que me olvidé de ella. Hasta que me detuve en un semáforo y ella volvió a llamar mi atención. Se estaba dando de bomba la cabeza contra la ventanilla del acompañante, así que me estiré y se la abrí. Sinceramente no sé si tenía un sentido de la orientación tal que supo que debía bajarse ahí. No sé si había acordado juntarse con alguna otra mosca o qué. Lo dudo, pero capaz me venía investigando y sabía que yo agarraba esa ruta diariamente. Como sea, me colgué pensando que debe ser re loco eso para una mosca. O sea... Capaz que en verdad estaba cerca de casa pensando cómo meterse en alguna cocina de la zona, y cuando quiso acordar, estaba saliendo de un auto desconocido en un lugar que nada que ver, sin la más puta idea de cómo volver. Tal vez la encuentre a la vuelta y la lleve de nuevo. O tal vez ya esté muerta.

Rolando Rivas

Había llamado al 141 y estaba esperando que me confirmaran un móvil, y de pronto empezó a sonar Mr. Cab Driver de Lenny Kravitz. "Qué maldito genio el que tuvo tal ocurrencia", pensé. La confirmación no llegaba y me puse a analizar un poco la letra, cosa que me parece que él no hizo... O tal vez sí, pero apostaría que no.

1001 películas que vi antes de morir


0092 - The Grand Budapest Hotel
Divina en todo sentido. Preciosa, divertida, atrapante, etc. Tanto que me vinieron ganas de volver a verla, mientras la estaba viendo.

Hasta el 38

Cada vez que me voy a comprar championes, tengo la extraña habilidad de que al menos una vez en el proceso de búsqueda pido para probarme talle de algún modelo que es de mujer. Siempre. Noto la incomodidad de los vendedores que no quieren decirme que tengo gusto de mina. Pero tampoco es que les pida zapatos de tacón... Mal los fabricantes de calzado, che. ¡Estamos en el 2014! Métanle un color, una onda para los hombres, carajo.

Encontrando sensaciones

Mientras esperaba el ómnibus, vi que una muchacha encontró una moneda y se agachó a juntarla. "Qué suerte que tiene", pensé. Luego vi que en verdad estaba en un charquito y que ella la limpió en su ropa. Ahí me sentí yo afortunado de no tener la necesidad de hacer eso. Y no porque sea rico, ni que me sobre la plata ni mucho menos. Pero tá...

1001 películas que vi antes de morir

0090 - Nebraska
Una preciosidad de película. En serio. Hermosa. Le tenía un poco de miedito a cómo me podía pegar. No sé... A veces me pasa eso con las películas a priori... Las quiero ver, pero tengo que encontrar el momento justo con el estado de ánimo acorde. Por suerte en este caso no demoró tanto la búsqueda. Y me dejó con una sonrisa, así que perfecto.

De no creer

Después de publicar la anterior gragea, por alguna extraña razón pensé que ya debería andar por las 3000. Antes de ir a fijarme, piré con que sería re loco que efectivamente se diera la casualidad de que esa precisamente fuera la número 3000. Qué viaje, ¿no? Pero no... Nada que ver... Era la 2023. Buuuuuuu.

Placeres mínimos

Ese momento en el que te ponés al día con los mails y los tenés a todos como "leídos" es muy disfrutable. Bueno... Al menos para mí, que tengo la costumbre de marcarlos como "no leídos" como un recordatorio por más que los haya visto.